LA MASONERÍA COMO VALOR ESPIRITUAL